Blogia
ATENCO SOMOS TODOS

PUEBLA : PRESENTACIÓN DEL LIBRO DE LYDIA CACHO

20080406174003-1879.jpg

Cientos de poblanos acudieron al zócalo de la ciudad para presenciar la presentación del libro Memorias de una infamia, de la escritora Lydia Cacho Ribeiro,

"Una de las diferencias entre Mario Marín, sus cómplices; y quienes estamos aquí y en todo el país rebelándonos contra la violencia y la corrupción, está en que ellos defienden su pequeño y pasajero poder y nosotros defendemos la libertad de un país en el que nuestros hijos puedan crecer felices”, inició su discurso la periodista Lydia Cacho Ribeiro, durante la presentación en Puebla del libro “Memorias de una infamia”, editado por la casa Grijalvo.
Resguardada por al menos 30 mujeres que portaban playeras negras con la leyenda: “No más pederastas, no mas corrupción, no más impunidad”, la periodista que en el 2005 pasó a la historia por las violaciones a sus derechos que presuntamente ejercieron en comparsa el gobernador de Puebla, el empresario Kamel Nacif y otros funcionarios públicos; se dirigió a las cientos de personas que acudieron al zócalo poblano para presenciar la presentación de este nuevo libro, con una actitud diferente, según lo explicó ella misma.
“Hoy regreso a Puebla y por primera vez lo hago sin miedo, sin escoltas y sin autos blindados (…) porque aunque el gobernador [Mario Marín] retire nuestros carteles y espectaculares, no puede retirar nuestra voz”, comentó entre las porras y gritos de apoyo de los asistentes.
En su mensaje expresó a los poblanos que el asunto no hubiera trascendido si se tratara solamente de la violación a los derechos de una periodista; pero debido a que implica un fenómeno que va más allá, ha hecho tanta mella en la ciudadanía, originando el despertar de mucha gente.
“Los que estamos aquí y seguramente muchos de ustedes soñamos con un país en el que 16 mil niñas al año no sean compradas y vendidas por los tratantes de personas, donde las y los periodistas no tengan que jugarse la vida y el sustento por hacer un trabajo digno”, indicó.
Señaló que cuando se revelaron las grabaciones, en febrero de 2006, entre el llamado “Gober Precioso” y Kamel Nacif, entendió que la batalla no sería contra “un pequeño tirano poblano”, sino contra todo un sistema político y judicial corrompido.
Recordó que cuando Mario Marín tomó protesta como gobernador, en su discurso advirtió a los periodistas y reporteros que no podrían hacer lo que “les diera la gana”, por ello dijo que ésta también es una batalla para defender la libertad de expresión, agradeciendo al mismo tiempo, el apoyo de los pocos periodistas que no aceptaron las migajas del poder, ejerciendo la prensa libre.
“Dicen por ahí que hoy venimos a conspirar y efectivamente a eso vinimos. Porque conspirar significa respirar el mismo aliento, todas y todos unidos (…) de igual forma les digo a los que hoy tienen un pequeño y momentáneo poder, la conspiración por la paz y justicia apenas comienza”.
Durante el acto, estuvieron presentes también Carmen Aristegui, Sanjuana Martínez, María Eugenia Sánchez Díaz de Rivera, Lorenzo Córdova y Julio Glockner.
En su intervención María Eugenia Sánchez Díaz de Rivera manifestó que a pesar de la exoneración del gobernador Mario Marín Torres, el pueblo de México no debe ni puede olvidar este atropello porque “un pueblo que olvida sus crímenes, está condenado a repetirlos”.
Por su parte, Sanjuana Martínez opinó que los habitantes de Puebla no merecen un gobernador como Mario Marín Torres, pues dijo que la tortura hacia Lydia Cacho no es más que el refrendo del poder de Kamel Nacif, quien supo manejar a un gobernador y a decenas de funcionarios para su beneficio.
Julio Glockner, antropólogo e investigador de la BUAP, propuso durante el acto la concentración de firmas por parte de alumnos y maestros de la máxima casa de estudios poblana, para entregarle a Lydia Cacho el “doctorado honoris causa”, por ser un luchadora constante en la defensa de los derechos humanos, esto al tiempo de comparar a la periodista con Virgilio y otros personajes de la literatura mundial.
Lorenzo Córdova por el contrario se centró en los aspectos legales que originaron la absolución de Mario Marín Torres por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, señalando que un punto clave fue cuando se decidió eliminar del caso, el tema de las redes de pederastia y pornografía infantil, originando con ello que algunos ministros que votarían en contra de Marín Torres, lo hicieran a su favor.
Por último, Carmen Aristegui quien fue la más aclamada de la tarde habló del prólogo que escribió para este libro, señalando que se trata de un relato de la tortura psicológica y física que la periodista sufrió desde su traslado de Cancún a Puebla y durante su estancia en el Cereso de San Miguel.
De igual forma, denunció que México se está convirtiendo en una nueva Tailandia, donde la compra-venta y exportación de menores a otros países sucede con una frecuencia horrorizante.
Indicó que las conversaciones difundidas por varios medios de comunicación, entre ellos La Jornada y el Universal, fueron una carta de autenticidad de lo que Lydia estaba relatando en su libro “Los demonios del Edén”.

Soledad Mejía Peniche

“MEMORIAS DE UNA INFAMIA”, en El Siglo de Durango


PUEBLA.- Veintiocho meses tuvieron que pasar para que la periodista Lydia Cacho Rivero regresará a esta capital, donde fue detenida en diciembre de 2005 por “denunciar” una red de pederastas internacional en México que involucra a empresarios y prominentes políticos.
[Puebla con Lydia Cacho y contra la infamia]
Son más de 840 días en los que la escritora vivió entre el miedo por las amenazas de muerte que pesan sobre su persona; dos intentos de asesinato y de sostener una batalla legal contra el poder político que la llevó hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), donde desecharon su caso.
DIFERENTE
Este sábado fue diferente de aquel triste día, dijo Cacho Ribeiro, al presentar su libro “Memorias de una Infamia”, en el zócalo de esta capital.-“Ahora vengo sin miedo, sin escolta, ni camionetas blindadas”, sentenció al comenzar la presentación, mientras porras y aplausos se dejaban escuchar en favor de la también defensora de derechos humanos.
-“Dicen por ahí que venimos a conspirar y sí efectivamente conspirar significa respirar el mismo aire… La conspiración por la paz y la justicia apenas comienza. Que lo sepa (Mario) Marín y la Suprema Corte de Justicia de la Nación ¡No nos vamos a detener!”, lanzó emocionada ante miles de poblanos que se reunieron en la plaza pública pese al intento del gobierno estatal para boicotear la presentación.
APOYO
“¡No estas sola! ¡No estas sola!”, corearon cientos de mujeres, adolescentes, niños, ancianos y hombres a una sola voz que retumbaba hasta los muros del Palacio de Gobierno.
Con serenidad, pero con una mirada que contenía lágrimas, su voz se entrecortaba al relatar su historia que calificó de impunidad; llena góbers preciosos, de “Manlio Fabio Beltrones”, de “Kamels”; por la que le dieron su “coscorrón” y por la que pensó que perdería la vida.
De manera súbita, Lydia Cacho se levantó del estrado y alzó su voz para retar los judiciales poblanos que la amenazaron. “Les van a hacer faltan balas”, pues con ella estaban decenas de “damas de negro” que hicieron una valla humana para protegerla.
PRESENTACIÓN
Junto a ella estuvieron las periodistas Carmen Aristegui y Sanjuana Martínez, que desde sus trincheras compartieron su misma batalla, así como el politólogo y investigador de la UNAM, Lorenzo Córdova, entre otras personas.
La ex conductora de radio no pudo ocultar su emoción y en varias ocasiones se sonrojó ante las porras y ¡vivas! para su persona.
Aristegui acusó que desde el poder se protege a quienes han vulnerado los derechos de Cacho, así como las víctimas de pederastia y cuestionó “¿Quién protege a los pederastas y quien protege a sus protectores?”
Recordó que durante su campaña presidencial, Felipe Calderón prometió un juicio político para Marín y “hoy hasta hace fotografía con él” como si un halo de impunidad lo protegiera.

EL OCCIDENTAL. Comunidad y cultura

Periodista mexicana presenta libro en la ciudad donde estuvo detenida
Organización Editorial Mexicana, 6 de abril de 2008. EFE
Puebla
. La periodista Lydia Cacho presentó hoy su libro "Memorias de una infamia" ante unas mil personas en el estado mexicano de Puebla, a cuyas autoridades acusó de haber urdido un plan para encarcelarla y vejarla.
Cacho regresó hoy por primera vez en 28 meses a la ciudad de Puebla, capital del estado del mismo nombre, a donde fue llevada en a finales de 2005 ilegalmente por policías para que enfrentara un juicio de difamación por una demanda presentada por el empresario Kamel Nacif, amigo del gobernador poblano, Mario Marín.
En su primer libro "Los demonios del Edén", la periodista reveló una red de pederastas en el Caribe mexicano comandada por el empresario Jean Succar Kuri, actualmente preso en una cárcel del centro turístico de Cancún, y amigo de Nacif.
La periodista acudió hoy a la presentación del libro "Memorias de una infamia" acompañada por un grupo de ciudadanos que la protegió debido a que, dijo, siguen latentes las amenazas de los policías que la detuvieron en Cancún y la llevaron a Puebla, en un trayecto de 1.800 kilómetros.
Pero dijo que no tuvo miedo de regresar a Puebla y que lo hizo para que el gobernador de ese estado, Mario Marín, se dé cuenta de que su caso no está cerrado, pues lo analizan instancias internacionales.
En un controvertido fallo en diciembre pasado, la Suprema Corte de Justicia determinó que no se violaron los derechos humanos de Lydia Cacho durante su detención, pese a que expusieron varias pruebas, entre ellas llamadas telefónicas entre Marín y Nacif donde se escucha a ambos personajes ponerse de acuerdo para encarcelar y vejar a la periodista.
Lydia Cacho afirmó que visitaba Puebla acompañada de amigos que la apoyaron en los momentos difíciles y agradeció a los periodistas que han tratado su caso, algunos de ellos, dijo, han perdido su trabajo por abordar el tema.
Días antes de la presentación del libro en Puebla las autoridades retiraron del techo de un edificio una valla publicitaria en la que se anunciaba el evento.
También, según Cacho, las autoridades de Puebla presionaron a los medios y amenazaron a empleados públicos para que no asistieran este sábado a la presentación de su libro.
“Es difícil entender como Lydia mantiene en todo momento la serenidad, de alguna manera recoge los pedazos y los coloca siempre en su lugar, mantiene el temple, la armonía y hasta la sonrisa, es una mujer extraordinaria”
, finalizó Carmen Aristegui entre gritos y aplausos.

Otras reseñas (que iremos actualizando):
Actualización 7 de abril 2008
*Cacho denuncia boicot de ‘Góber’ Por Lydia Cacho Ribeiro 
*ANÁLISIS A FONDO: PERIODISTAS Por FRANCISCO GOMEZ MAZA 
*No más pederastia. No más Corrupción. No más Impunidad. Por Lámpara de Diógenes
* Vídeo En contexto
*Gobierno de Argentina: Lidya Cacho presenta... por Gobierno de Argentina
*Memorias de una infamia en Puebla Por Mario Martell 


Foto de portada: Gabriela Zaragoza Díaz
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres