Blogia
ATENCO SOMOS TODOS

PUEBLA: SEGURIDAD EN MANOS DE ASESINOS.

PUEBLA: SEGURIDAD EN MANOS DE ASESINOS.


Autor: Juan Pablo Proal. Publicado en Proceso.com.mx Puebla, 17 de julio

Aún no termina el escándalo por las supuestas violaciones a los derechos humanos de la periodista Lydia Cacho que obligó a la destitución del vocero del gobierno del estado, Valentín Meneses Rojas, y orilló a la procuradora Blanca Laura Villeda a pedir licencia, cuando otra noticia volvió a estremecer a la sociedad poblana: el subdirector de Vialidad del estado, Humberto Alan Ibarra Meza, asesinó a una persona y dejó gravemente herida a otra.

Contraviniendo toda disposición legal, Ibarra Meza ingresó armado con un revólver calibre 9 milímetros al exclusivo centro nocturno Viktor Hotel, propiedad del Grupo Shiva, consorcio del que se han tejido infinidad de historias de represión –golpizas, incendios, desvío de recursos– y de supuestos nexos con el gobierno del estado que le brindan impunidad.

Versiones periodísticas que no han sido confirmadas con documentos han señalado que el Grupo Shiva –opera los principales centros nocturnos de elite en Puebla– funciona con capital de dos funcionarios de alto nivel muy cercanos al gobernador Mario Marín Torres: el secretario de Desarrollo Urbano y Obras Públicas, Javier García Ramírez, y Alejandro Fernández Soto, secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad Pública.

Aunque la Procuraduría General de Justicia de Puebla no ha declarado oficialmente que el homicida se embriagó en el afamado Viktor Hotel, sí confirmó que Ibarra Meza –quien fue destituido como subdirector de Vialidad en el estado, luego del asesinato– actuó bajo el influjo de la cocaína y el alcohol.

Emilio Maurer Bretón, dueño del contiguo club Barcelona, aseguró que Humberto Alan Ibarra Meza ingresó al antro operado por el Grupo Shiva. Lo que pasó después ya es historia: el exfuncionario mató a balazos a un acomodador de coches e hirió a otro.

Aun cuando el homicidio se registró frente al exclusivo centro nocturno propiedad del Grupo Shiva, el hecho llamó la atención porque personal de seguridad del Víktor Hotel no hizo nada para impedir que Ibarra Meza ingresara armado al lugar y por la tardanza con que el gobierno del estado reaccionó.

El coordinador de los regidores panistas del Ayuntamiento de Puebla, Manuel Janeiro Fernández, cuestionó la confiabilidad de los elementos de Seguridad Pública del gobierno estatal, luego del homicidio perpetrado por Ibarra Meza frente al Víktor Hotel.

“Nos preocupa la falta de oficio y respuesta del gobierno, ¿cuánta gente más tenemos así?”, increpó el también integrante de la Comisión de Seguridad Pública del ayuntamiento municipal, quien, además, censuró al gobierno del estado por su reacción tardía a la balacera acontecida a las afueras del bar propiedad del grupo Shiva.

Janeiro Fernández subrayó que son constantes las violaciones a la ley cometidas en los centros nocturnos de la capital poblana. Detalló que mientras la autoridad presiona a algunos antros para que cierren sus puertas a la hora establecida por el gobierno del estado –a las 2 de la mañana–, algunos centros nocturnos son privilegiados y jamás son conminados a acatar dicha ley, como el caso del Viktor Hotel.

Todo el cargador

Uno de los testigos de la balacera del sábado por la madrugada narró a la agencia Apro que Humberto Alan Ibarra Meza vació su revolver contra uno de los acomodadores que ya estaba tendido en el piso, en completo estado de indefensión.

Ángela Vargas Bravo, quien justo esa noche asistió al centro nocturno Barcelona, ubicado a un lado del Viktor Hotel, detalló que cerca de las 2:45 de la madrugada se escucharon disparos en la “Isla de Angelópolis”, centro comercial que alberga a ambos clubes nocturnos.

La mujer observó cómo un acomodador de coches cayó al suelo después de recibir los balazos de Ibarra Meza, quien a partir de ese momento se ensañó con su víctima. Vargas Bravo reconoció que no observó cómo inició el pleito entre los acomodadores y el funcionario público, pues sólo se percató del zafarrancho hasta que escuchó los disparos.

Justo cuando se escucharon las detonaciones, cientos de jóvenes se escondieron detrás de los automóviles y algunos de ellos, incluso, echaron a correr para alejarse de la escena del crimen, recordó Vargas Bravo en entrevista.

La joven precisó que durante el tiroteo, un conocido suyo de origen alemán intentó ayudar a un acomodador de coches que se encontraba tirado en el piso mientras el exfuncionario público disparaba, sin precisión, al suelo. La testigo no logró recordar si la víctima era José de Jesús Huitzil Suárez, quien finalmente murió por las balas que le propinó el servidor público, o su compañero Juan Vázquez Quiroz, quien logró mantenerse con vida.

Mientras Ibara Meza –quien fue destituido como subdirector de Vialidad luego del homicidio– vaciaba su revolver en el piso, continuó Vargas Bravo, el resto de acomodadores de coches del lugar y los guardias de seguridad del centro nocturno Barzelona lo rodearon para después propinarle una paliza y lograr así que cesara su ataque.

Actualmente Ibarra Meza se encuentra recluido en el penal de Cholula, donde deberá enfrentar cargos por homicidio calificado y tentativa de homicidio, entre otros delitos.

Historia negra

En torno al Grupo Shiva corre una historia negra: Apenas en julio de 2005 Protección Civil Municipal clausuró la discoteca Rumba Café, perteneciente a ese mismo consorcio, y le impuso una sanción de mil salarios mínimos, debido al nulo cumplimiento de las reglas de seguridad.

El historial del Rumba Café causó indignación. En una madrugada de domingo se registró un incendio en la discoteca que orilló a los presentes a una situación de alto riesgo, debido a que el personal de seguridad impidió a los asistentes salir del centro nocturno. La razón: los clientes debían pagar su cuenta antes de abandonar el lugar envuelto en llamas.

Las golpizas son una constante en los bares del Grupo Shiva. El 22 de julio de 2002 un grupo de universitarios asistió, como cada semana, al popular bar “Tigre de Santa Julia”. Como cada noche, los jóvenes charlaban y bebían; no obstante, el ambiente característico de estos centros nocturnos hizo que se enfrentaran verbalmente con unos estudiantes que departían enfrente de su mesa.

Lo inverosímil, narra Francisco Janeiro Fernández, uno de los golpeados, fue que el personal de seguridad del bar intervino, pero no para calmar los ánimos, sino para atizar una paliza a una decena de sus amigos, entre quienes se encontraban los universitarios Carlos Cao Romero y Gerardo Arrambide.

Como esta anécdota, entre los asistentes a los centros nocturnos corren decenas de versiones similares. En tan sólo una hora el reportero se dio a la tarea de sondear con personas cercanas si sabían de casos de golpizas perpetradas por guardias de seguridad del Grupo Shiva. Al menos cinco interrogados de confianza respondieron afirmativamente.

El brazo operador

Iván Mange Zamora es oficialmente el dueño del Grupo Shiva. Este empresario está involucrado en la oscura compraventa de terrenos de la Universidad Politécnica, uno de los proyectos educativos más ambiciosos del gobierno de Mario Marín Torres.

Desde mayo pasado, Apro documentó la triangulación de fondos por más de 5 millones de pesos efectuada por el ayuntamiento de San Pedro Cholula para la construcción de la Universidad Politécnica. El beneficiario de esta suma fue, ni más ni menos, Iván Mange Zamora, quien fungió como intermediario entre ejidatarios y la Comuna para la venta del terreno, aunque los campesinos denunciaron que aún no reciben su pago completo, pese a que la Presidencia Municipal ya erogó el capital para dicho proyecto.

El convenio de promesa de compraventa pactado por el entonces edil municipal de San Pedro Cholula, Juan Pablo Jiménez Concha, con Mange Zamora demuestra que el ayuntamiento pagó un sobreprecio al intermediario que asciende a 67 pesos con 50 centavos por metro cuadrado del terreno; sin embargo, los ejidatarios sólo obtuvieron la cantidad de 45 pesos por metro cuadrado, 22 menos del acuerdo pactado por el Cabildo.

La Universidad Politécnica es parte de un proyecto educativo iniciado por Marín Torres el 14 de noviembre de 2005. El programa cuenta con una inversión inicial de 41 millones de pesos y con capacidad para atender a 5 mil alumnos.

Foto:  http://www.opinion.com.mx/

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Gatopardo -

No me diga que, usted mismo lo dice, le vendieron cocaina, él la compró y la quería para úsarla como polvos de talco para espolvorearse los pies, y que fue por la bebida que le pusieron por lo que la esnifó. Terrible. Y dice usted que pobre Sr Ibarra que disparó todo el cargador contra el occiso malvado, que ya estaba inerme, tendido en el suelo... Si que debió de ver usted todo, Dios bendito, y si me pagan lo mismo que a usted, dígale a su patrón que hay un montón de gente que habrá visto lo mismo, seguro, y lo jurarán por la Virgen de Guadalupe si es preciso.
Hasta a mí me podrían convencer de verlo.
Espero que con lo que gane le dé para contratar a un profesor que le enseñe a escribir, porque con su imaginación, amigo, sería un autor de fama.

d. h. t. -

la realidad de las cosas en el supuesto asesinato del valet parkin es otra, es una pena que el sr. ibarra haya puesto en juego su libertad por temor a un alto funcionario, yo vi todo pobre hombre le tendieron la trampa y cayo por salvar a su esposa, en el estacionamiento habian mas de 20 gentes armadas amenazandolo y el tal huitzil, contribuyo para que sacaran al sr. ibarra del antro, ademas deberian las autoridades investigar que le pusieron en su bebida al comandante antes de venderle la droga, pues lo que le metieron primero hizo que el comandante inconcientemente ingiriera la cocaina yo lo vi nadie me lo conto que dios bendiga al sr. ibarra y perdone a los canallas que le tendieron la trampa, solo ecuerden que la vida da muchas vueltas y el poder de sus papas (de los dos que le tendieron la trampa) no les va adurar toda la vida
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres